Oficinas I+D+i Nextel S.A.

         Toma de contacto:

Nextel S.A., empresa dedicada a la Ingeniería y Consultoría IT, acometía a principios de 2012 la habilitación de un local para las nuevas oficinas de su departamento I+D+i. Oficinas que debían cumplir unos requisitos muy exigentes:

Ser escaparate del trabajo que realiza la empresa, proyectar una imagen moderna pero sobria,  un alto grado de innovación y  gran carga de diseño.

Descubrir la personalidad de la empresa, su forma de trabajar, sus objetivos y sus sueños es parte fundamental para realizar un buen proyecto.

Con unas necesidades espaciales y funcionales bastante concretas, el cliente, representado por Javier Ezeiza como socio cofundador,  jugó un papel muy importante en el proceso de desarrollo de este proyecto.

  El local:

Ubicado en el edificio 500 del parque tecnológico de Zamudio, tiene una superficie cercana a los 200 m2. Su gran fortaleza: una fachada vidriada que ofrece una luz natural y unas inmejorables vistas sobre el entorno natural en que se encuentra. Su debilidad: el acceso al mismo se realiza por un pasillo de unos 7 metros de longitud y 2 m. de anchura. Esto hacía que el núcleo central del local se observase desde la entrada como un fondo de saco que se descubría desde la puerta de una forma un poco ingrata.

El programa:

Partiendo de las necesidades del cliente, se amplió el programa dando cabida a funcionalidades que llegaban más lejos aún en sus ya exigentes objetivos y deseos:

-18 puestos de trabajo (ampliado a 24).

-2 despachos con mesa de reuniones.

-sala de reuniones para 6p. uso habitual (ampliado a 10).

-sala de reuniones para 16p. uso puntual (ampliado a 24).

-sala para el Rack (ampliado con otro almacén).

-zona de break.

La versatilidad y dinamismo que aportan los cierres móviles fue pieza clave para poder incluir en esta reducida superficie tal cantidad estancias.

El proyecto:

Siendo la actividad laboral la protagonista de este proyecto y no el local en sí mismo se optó por la línea de la ‘limpieza’ conceptual en el diseño del local. Por eso planteamos un diálogo entre 3 únicos elementos simples:

El contenedor:  el local vacío, con instalaciones vistas y sin tabiquería interna que obstaculizase el paso de la luz, perjudicase a las vistas y redujese la amplitud de las estancias.

El túnel de acceso: albergando las taquillas y las áreas de servicios técnico como son las instalaciones, el cuarto del rack, un pequeño almacén y las máquinas de vending para la zona break. Este ‘túnel’ se plantea como un pasillo fugado desde la entrada, generando cierta expectativa, que se quiebra en su final, en contrafuga, para culminar el acceso al local y descubrir el contenedor como núcleo centrado de un espacio de trabajo diáfano.

El encintado: da servicio de almacenaje, soporte a las superficies de trabajo y ubicación a las guías de los cierres móviles. Este elemento lineal se quiebra sobre sí mismo a lo largo del local para aportar una continuidad perimetral que profundice en el concepto de “todo es parte de todo”.

La colaboración:

Desde studioCasami se creó el proyecto en su totalidad y se dirigió la ejecución de las obras. Como siempre, buscando la total implicación de todos los agentes que intervienen en el proceso proyectual, fue fundamental la inestimable colaboración de Icaza, que asumía las funciones de ejecutor de las obras. Sus aportaciones con respecto a materiales de acabado y técnicas constructivas acercaron aún más a la excelencia el resultado final.

Objetivo cumplido:

Con las obras terminadas y el local en pleno rendimiento se puede decir que se han cumplido todos los objetivos que se planteaban al acometer el proyecto.

Un cliente satisfecho, que recibe continuos elogios hacia sus instalaciones, y un proceso de diseño y ejecución que ha fortalecido las relaciones personales y profesionales entre studioCasami, nuestros colaboradores y, sobre todo, el cliente.

Powered by Ajaxy

Conceptos: